Project Description

Un corredor de San Fermín del que no recuerdo su nombre, murió un lunes en Pamplona. A pesar de lo dramático del hecho, nadie lloró. Y no es sólo que era un total desconocido para todo el mundo, sino que además todavía vo ha descencido del espacio, la gente se cansó de mirar para arriba y simplemente se dijeron; ¡Ya caerá! A día de hoy, y de esto hace ya más de un año, nadie le ha visto caer. Dicen que subió riendo hacia el cielo azul. Sí, eso dicen, que no paró de reir hasta que se convirtió en un punto en el espacio. El toro que lo envió al espacio era negro Kanfort y lo mató un matador en un descuido, el pobre animal estaba mirando hacia arriba.